Adult Stories Forum

Go Back   Adult Stories Forum Historias de sexo en español Anal

Reply
 
LinkBack Thread Tools Search this Thread Display Modes
DurumOffline
No Avatar
Uyarý:
Profil detaylarýný görmek için üye giriþi yapmalýsýnýz

Üyeliðiniz bulunmuyorsa Kayýt ol linkine týklayarak kayýt olabilirsiniz.

Aparcamiento

 
Post #1


Aparcamiento

Hay en Barcelona un aparcamiento donde además de coches, descansan barcas. Está en un centro comercial cercano al mar y aunque hay otros sitios cerca donde aparcar, algo me atrae de él que normalmente dejo allí mi vehículo cuando estoy por la zona.

Aquella tarde habíamos quedado directamente para follar, yo quería sodomizarte y a ti te apetecía hacerlo en un sitio público. Se juntaban el hambre y las ganas de comer, así que una vez nos encontramos, bajamos al aparcamiento teniendo ya una idea más que ligera sobre lo que iba a suceder.

No era la primera vez que nos veíamos en ese centro comercial, ni que nos lo montábamos en ese aparcamiento, pero nunca antes habíamos tenido tan claro qué queríamos hacer y cómo llevarlo a cabo. Alguien pensará que el tenerlo todo planificado resta interés al asunto, pero no comparto esa opinión. A mí personalmente me excita ver cómo los eventos se van desarrollando según mi plan, cómo todo está continuamente bajo mi control.

Salimos del ascensor en la planta donde estaba aparcado mi coche y nos fuimos en él a un sitio más apartado de la vista, lejos de la entrada al centro y cercano a la zona donde se aparcan las barcas. Un lugar que ya había seleccionado previamente, desde el que se veía salir a la gente en busca de su coche, pero convenientemente apartado para poder esconderse fácilmente.

Todavía dentro del coche, te pedí que me la chupases, y a ello te pusiste como una buena alumna, agachando la cabeza mientras te recogías el pelo. Mi polla ya latía dura y entró en tu boca con ganas de follarte, casi sin esperar a que bajases en su busca. Disfruté de tu lengua y tus labios durante unos minutos, hasta que al final me di cuenta de que si la intención de la mamada era ponérmela dura, ya lo habías conseguido con ese primer gesto voluntarioso.

Me relajé para disfrutar de tu boca un rato más, pero no pasó mucho tiempo hasta que te invité a salir del coche. Si a ti se te notaba algo nerviosa, cerrando la puerta del coche intentando no hacer ruido, yo andaba por el extremo opuesto bajando del mismo sin m*****arme en abrochar mi pantalón ni ocultar mi polla, que lucía salvaje en libertad fuera de mis tejanos.

Te cogí la mano como si estuviésemos bailando y te llevé hacia una barca cercana. Quedábamos de espaldas a la entrada, pero era la más próxima y mi excitación no me invitaba precisamente a buscar una más adecuada. Me coloqué a tu espalda y fui directo a por faena: mientras una de mis manos entraba bajo tu jersey hacia tus pechos, la otra iba hacia tu cintura dispuesta a desabrochar tu pantalón.

Me pediste que me pusiera un condón que ya estaba sacando, y a los pocos segundos mi polla ya estaba dentro de tu coñito disfrutando de tu humedad. Te sujetaba por la cintura y entraba y salía de ti, mientras tu apoyabas tus manos en la barca y ésta se movía peligrosamente. Empujaba y empujaba, y todo temblaba hasta el punto en que tuvimos que parar por temor a montar un desaguisado.

Me mordiste la boca, excitada por el peligro del momento y me susurraste al oído cuánto te gustaba sentir mi polla dentro de ti. Aún falta lo mejor, pensé yo, mientras te llevaba de esa maldita barca hacia el capó de mi coche y te apoyaba en él con el culo en pompa. Bajé tus pantalones y tus bragas hasta tus rodillas y empujé tu espalda hasta que estuvo horizontal.

El primer intento de penetrar tu culo te dolió, supongo que porque no lo esperabas tan directo. Te pregunté si había problema, pero me contestaste que no, que ninguno, que sólo estabas un poco nerviosa. Escupí en mi mano y humedecí con mi saliva el condón que envolvía mi polla, introduje la punta de dos de mis dedos en tu culo para asegurarme que no iba a encontrar mucha resistencia, y repetí la operación.

Ese segundo intento ya fue como la seda, mi polla entró dentro de ti y encontró acomodo en el interior de tu culo. No metí nada más que la punta, para no forzar demasiado ni mi suerte ni tu paciencia, y comencé a moverme lenta pero acompasadamente. Mi mano izquierda subió hacia tu cabeza y sujeté con fuerza tu pelo, la derecha se apoyó en tu espalda, y embestí con algo más de fuerza hasta que la mitad de mi polla estuvo dentro de ti.

Mientras tu apoyabas tu cara contra el capó de mi coche, yo me movía poco a poco en tu interior. Como en un viaje en la barca que teníamos detrás nuestro, dejándonos llevar por las olas de los sonidos de aquel aparcamiento. Cada vez que alguien salía del centro en busca de su coche, nos deteníamos para escuchar y que no nos escuchasen a nosotros. Cuando el sonido del motor nos indicaba que estábamos a salvo, clavaba mi polla de nuevo en ti provocándote un gemido, a veces sonoro y otras contenido.

Estuvimos así un buen rato, hasta que mis ganas de correrme me invitaron a pasar a la siguiente fase. Salí de tu interior y con una mano en tu hombro te invité a ponerte en el suelo, de rodillas, mientras la otra arrancaba de un tirón el condón de mi polla, dejándolo caer vete a saber dónde. Entré en tu boca con tanta fuerza que te produje una arcada, salí de ella para que te recuperases de la impresión y una vez tu mirada me dio tu aprobación, volví a entrar en ella.

Dos o tres embestidas y mi leche salió disparada hacia el interior de tu garganta. Te tragaste mi néctar y me relamiste el tronco y los huevos sin dejar de mirarme, tus ojos clavados en los míos mientras mis piernas temblaban por la explosión de placer. Me encantó verte así a mis pies, sumisa y complaciente.

Volvimos al interior del coche, a relajarnos un rato. No duró demasiado porque yo tenía que volver al trabajo y tu querías salir fuera a fumarte un cigarro, pero me quedé con la sensación de que los dos teníamos lo que buscábamos aquel día, que habíamos matado el hambre y disfrutaríamos de un buen recuerdo hasta nuestro siguiente encuentro.

Ya cuando nos íbamos, recordé el condón tirado en el suelo, la prueba de que habíamos estado allí follando. Te lo comenté y nos reímos, descartando en seguida volver a por él para deshacernos de la evidencia. Quien sabe si lo verá alguna pareja y les hará pensar en que quizá ese no sea un mal sitio para tener una aventura. Sólo espero que la próxima vez que regresemos a ese parking, no hayan puesto una cámara de seguridad para invitarnos a buscar un lugar más apartado.
02-29-2024, at 09:43 PM
Alýntý
Reply

Thread Tools Search this Thread
Search this Thread:

Advanced Search
Display Modes



Powered by vBulletin® Version 3.8.11
Copyright ©2000 - 2024, vBulletin Solutions Inc.
seks filmi izle ... bursa escort bursa escort bursa escort ... etimesgut escort izmir escort izmir escort izmir escort etimesgut escort keçiören escort çankaya escort sincan escort Anadolu Yakasý Escort Kartal escort Kurtköy escort Maltepe escort Pendik escort Kartal escort sincan escort dikmen escort altyazýlý porno þiþli escort mecidiyeköy escort beþiktaþ escort escort istanbul ataköy escort bursa escort bursa escort bursa escort bursa escort bursa escort alt yazýlý porno hack forum darkhack.org Casibom Casibom Giriþ Casibom Casibom Yeni Giriþ Onwin gaziantep escort bayan gaziantep escort seks hikayeleri gaziantep escort Canlý bahis siteleri escort escort escort travestileri travestileri Escort Escort bayan Escort bayan bahisu.com girisbahis.com etlik escort etimesgut escort Ankara escort bayan Escort ankara Escort ankara Escort eryaman Keçiören escort Escort ankara Sincan escort bayan Çankaya escort bayan antalya rus escort